Reacción dispar en las entidades, Restricciones a la carne

Por: Momento de Campo.
Coninagro las consideró “un logro”, para la Sociedad Rural es importante haber eliminado la cuotificación, y desde CRA criticaron con dureza.

La decisión del Gobierno nacional de oficializar un nuevo marco normativo que limitará las exportaciones de carne hasta el 31 de diciembre de 2023, generó reacciones dispares en el seno del ruralismo.

En el semáforo de sensaciones, la luz verde la aportó Coninagro. Para la entidad que preside Carlos Iannizzotto, estas medidas “están en línea con lo que se venía dialogando” y son “adecuadas, un adelanto importante”.

“Es un logro a los reclamos que venimos haciendo desde el inicio del cierre de exportaciones. Es nuestra visión: mantener siete cortes, un aporte del sector a la mesa de los Argentinos que no afecta a las vacas manufactura ni toros (destino China), ya que no se consumen en nuestro país”, afirmó Coninagro a través de Twitter.

Y completó: “Además, debido a la modalidad de los convenios con terceros países, en muchos casos los cortes exportados aportan a los gastos del procesamiento (frigoríficos) lo que permite un precio más accesible para el consumidor local”.

La Sociedad Rural Argentina (SRA), en tanto, se posicionó en un color amarillo: destacó la eliminación de la cuotificación –el anterior esquema no permitía exportar más del 50 por ciento de lo enviado en 2020–, pero cuestionó que todo el proceso de exportar quede inmerso en decisiones burocráticas.

“El mejor escenario es una exportación libre que deje fluir la demanda y la oferta de productos, porque ahí es donde se generan condiciones para que los productores podamos invertir y generar mayor producción”, expresó Nicolás Pino, titular de la SRA.

También consideró “importante” que se elimine la cuotificación, porque había sido perjudicial no solo para todos los actores de la cadena, sino también para los consumidores y el país en general.

La opinión “en rojo” llegó desde Confederaciones Rurales Argentinas (CRA): “Siguen siendo restricciones y lo más grave es la sensación que queda de intervención inminente que puede llegar a haber”, señaló el vicepresidente de la entidad, Gabriel De Raedemaeker, a Infocampo.

El dirigente cordobés deslizó que desconfía del funcionamiento que tendrá el Observatorio de Monitoreo que creó el Gobierno y que supuestamente incidirá en la decisión de liberar o restringir más las exportaciones de carne bovina. Allí el campo podrá participar, aunque tendrá una posición minoritaria.

“Estas intervenciones lo que terminan generando siempre es un trasvase de renta del eslabón productivo a la industria y a la exportación. Ahora nos empaquetaron la medida con buenos modales, pero las consecuencias van a ser las mismas”, subrayó De Raedemaeker.

Fuente: Infocampo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *