Raúl De Bernardi, PREGUNTAN POR QUE PERDIMOS.

Porque nuestra dirigencia no acepta que finalizó un ciclo político. Así como en 1983 termino el tiempo de los candidatos del sindicalismo peronistas y perdimos; en 1999 luego de 10 años se agotó el ciclo del peronismo menemista y también perdimos, ahora, luego de 18 años, culminó la etapa del peronismo kirchnerista. Y sufrimos la peor derrota nacional en la historia del peronismo.

Es necesario reeinventar nuestra propuesta, como lo hicimos anteriormente, en una nueva y renovada etapa en el peronismo. De lo contrario, en dos años volveremos a repetir la historia.

– Porque la dirigencia no se da cuenta que la sociedad argentina ha cambiado. No es suficiente realizar obras públicas, ni otorgar subsidios, ni darle más poder al Estado. Es imprescindible entender que el adversario no es el enemigo, es solo quien piensa distinto; crear fuentes de trabajo genuinas; cambiar las recetas económicas que fracasaron, combatir el delito y el narcotráfico en serio; integrarnos a un mundo globalizado, en definitiva adaptarnos a una nueva sociedad. NO SE PUEDE seguir viviendo con los slogan y las recetas de hace diez años y menos con las ideas de los 70.

-Porque no se puede hacer únicamente responsable de la derrota a los medios de prensa hegemónicos, ni al poder económico, ni a los sectores de poder. A todos ellos les ganamos varias veces, hoy perdimos por errores propios y no por mérito de la oposición.

-Porque no todos son “gorilas” los que no nos votaron, ni desagradecidos, ni traidores, como dicen algunos fanáticos, son los mismos que SI votaron en 2003 a Néstor; en 2007 y 2011 a Cristina y en el 2019 a Alberto y ahora nos retiraron el voto.

-Porque en definitiva la mayoría de los dirigentes ignoran al creador de nuestro movimiento quien dijo, lo dejó escrito y lo llevo a la práctica: “Una doctrina hoy excelente puede resultar un anacronismo dentro de pocos años, fuerza de no evolucionar y de no adaptarse a las nuevas necesidades. Las doctrinas no son eternas sino en sus grandes principios, pero es necesario ir adaptándolas a los tiempos, al progreso y a las necesidades. Y ello influye en la propia doctrina, porque una verdad que hoy nos parece incontrovertible, quizá dentro de pocos años resulte una cosa totalmente fuera de lugar, fuera de tiempo y fuera de circunstancias. JUAN DOMINGO PERON.

SEGUIMOS ESTAS ENSEÑANZAS Y ADAPTAMOS NUESTRAS PROPUESTAS A UNA NUEVA SOCIEDAD, O EN DOS AÑOS DEJAMOS DE SER GOBIERNO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *