“BASTA DE PORTEÑOS” LA UCR CONTRA FRIGERIO.

Los radicales quieren liderar JxER

Así lo plantearon en un acto que realizaron, sin Frigerio, en la sede de la UCR para recibir a Morales y Negri. En ese contexto, hasta Ántola, la candidata de Lousteau, sostuvo que el radicalismo tenía que encabezar la coalición para todos los órdenes.

El hecho político tuvo poca difusión. Es que ocurrió antes del acto en Crespo y después de la rueda de prensa que el jueves por la tarde ofrecieron en Paraná el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, y el diputado nacional Mario Negri junto a Rogelio Frigerio, Marcela Antola, Pedro Galimberti, Nancy Ballejos y Atilio Benedetti, los candidatos de Juntos por Entre Ríos.

En la sede central de la UCR de Entre Ríos, se montó un acto puramente radical, sin la presencia de Frigerio. Ante los militantes, los visitantes plantearon la necesidad de que la UCR tenga candidato a presidente y a gobernador en cada provincia del país.

Negri dijo que JxC “no tiene un dueño” y que se debe “un programa a construir en forma conjunta, respetándonos entre todos”. El dirigente cordobés, que viene de perder la interna en su provincia con el apoyo del ex presidente Mauricio Macri,  propuso “levantar la autoestima en el radicalismo”, para “poner el próximo presidente de la Nación”.

Más contundente fue Morales. Ponderó la pelea que Facundo Manes dio al PRO en la provincia de Buenos Aires y planteó que, como “columna vertebral” de JxC, la UCR “no va a ser furgón de cola” y luchará para tener candidato a presidente y dar el debate para tener un plan de gobierno.

“Creemos en un Estado presente, en la escuela pública”, remarcó para tomar distancia del macrismo. Y llamó a los radicales a ponerse de pie  y “no arrodillarnos” para no “entregar” la candidatura presidencial. “Tenemos historia, principios, ideología tenemos el territorio que no tienen otras fuerzas política”, remarcó.

 

Contundente

Ningún radical en Entre Ríos había sido tan claro en la reciente interna; nadie usó públicamente el verbo “entregar” para referirse a la candidatura a gobernador.

Pero en la sede central de la UCR entrerriana, todos aplaudieron entusiastas a Morales. Incluso los radicales que jugaron con Frigerio en la reciente interna, donde lo que se discutió en la UCR fue, precisamente, el rol que tenía que tener el radicalismo ante el PRO y si había que enfrentar al líder de ese espacio para no dejarle el camino libre a 2023.

En especial, llamó la atención el énfasis que en este asunto puso Marcela Ántola, que ocupa el segundo lugar de la lista por un acuerdo de Frigerio con Martín Lousteau, el dirigente de la UCR porteña que además está asociado en la ciudad de Buenos Aires a Horacio Rodríguez Larreta, el candidato a presidente de Frigerio.

La concejal de Gualeguay remarcó que para los radicales “no sirve ser la columna vertebral, debemos ser la cabeza de la coalición, en cada lugar nosotros debemos liderar”, enfatizó.

Es, en definitiva, lo que viene postulando el grueso de la dirigencia nacional de la UCR y en particular Morales, que aspira a presidir el partido a fin de año y disputar la candidatura presidencial para 2023.

Todos aplaudieron el jueves en la sede de la UCR. Y aunque algunos pudieron percibir cierta incomodidad en quienes dieron su temprano apoyo a Frigerio, otros interpretaron que para 2023, el libro de pases en la interna de JxER estará abierto luego de las elecciones del 14 de noviembre.

La posición de Ántola no debería, en principio, sorprender si se recuerda lo que dijo el presidente de la UCR de Paraná, Ramiro Pereira (también alineado con Lousteau) a fines de julio, cuando no pudo asegurar si el acuerdo de su espacio con Frigerio se extendería hasta 2023.

Pero las últimas noticias que llegan desde Buenos Aires hablan de una consolidación de la sociedad de Larreta con Lousteau, Enrique Nosiglia y Emiliano Yacobitti. Afirman que los radicales porteños prácticamente cogobiernan con el larretismo y que está más firme que nunca el acuerdo para que sea Lousteau el sucesor de Larreta en el gobierno de la ciudad.

Esa idea quedó reforzada este sábado cuando Lousteau acompañó a Larreta en su visita de campaña a Paraná, para apoyar la lista de JxER que encabeza Frigerio.-

El primer ordenador que después de las elecciones tendrá la rejuvenecida interna de los radicales será la disputa entre Morales y Lousteau para quedarse con la presidencia del Comité Nacional de la UCR.

Entre Ríos tiene cuatro delegados que intervendrán en esa votación: Bruno Sarubi, Gabriela Lena, Atilio Benedetti y Silvia Urruzola. Morales tendría el voto de los tres últimos. Sarubi es un voto que se cuenta para Lousteau, con quien jugó en las primarias. Pero nada está sellado aún.

 

Pagina politica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *