Avanza hacia Villaguay la manga de langostas

En los últimos informes dados a conocer por equipo interdisciplinario –que aguarda el crepúsculo cuando posan los bichos para poder fumigarlos en horas tempranas al otro día–, situó la manga en un una trayectoria Sur, Sureste.

El lunes, en horas tempranas se la vio en cercanías de la ciudad cabecera del departamento Federación. Levantaron vuelo con temperaturas entre 20º y 29º yendo al norte hasta Conquistadores, en el departamento Feliciano, marcando luego un itinerario hacia el sur. Ahora, se estima que con la persistencia de un viento norte moderado y altas temperaturas para lo que es la época, las langostas continúen “bajando”. Se aguarda así que el jueves puedan llegar hasta Villaguay, contó a ERA Verde Martín Rapetti, quien integra un equipo público-privado por Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

Para el representante rural, que acompaña la comisión que persigue el desbastador andar de esta plaga, se espera un cambio en las condiciones meteorológicas que hará torcer este avance con la llegad de viento Sur. Por ahora siguen en su persecución aguardando poder activar un protocolo que permita fumigar las langostas desde un avión. Esta práctica se realiza cuando la población de insectos se asienta en tierra a pasar la noche y antes que tomen vuelto a la media mañana siguiente, momento que emprenden la búsqueda de alimento. “Come posturas, alfalfa, trigo y cuando no tienen comida de calidad, come pasto y se la rebusca y algo come. Es muy ansiosa para comer”, comentó el ruralista sobre este espécimen cuya presencia en masa es imponente.

Se estima que la actual manga de langostas es de unos 8 kilómetros cuadrados de extensión, por lo que puede estar compuesta por unos 320 millones de individuos hambrientos. Su desplazamiento, se calcula, es de entre 80 y 150 kilómetros por día,

El problema con la langosta o tucura quebrachera como se la conoce, es histórico en el país. Y recientemente se lo catalogó como de emergencia fitosanitaria en Argentina. Desde agosto de 2017 se estableció la obligación de su denuncia para realizar tareas de control por parte de productores, propietarios, arrendatarios o tenedores de establecimientos agropecuarios. Según los registros oficiales, la cuestión se salió de su cauce cuando esta población que naturalmente habita rotando su presencia entre Santiago del Estero y Catamarca, se desplazó hacia el norte, llegando en enero de 2017  hasta Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia. Del vecino país pasó al Paraguay, donde se asentó para desovar. Son justamente las nuevas generaciones nacidas allí las que ahora se surcaron en vuelo hacia el sur.

FUENTE .De la Redacción de Entre Ríos Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *